Plataforma Profesional. Portal Web y Directorio Impreso de Empresas, Productos y Servicios de Horticultura, Bricojardinería y su Industria Auxiliar.

Semillas Fitó analiza el valor que aportan las semillas en la cadena agroalimentaria

La empresa analiza la importancia de las semillas en el mercado de la agroalimentación y pone en relieve el trabajo de la investigación de las casas de semillas 10/10/2018 Sector: Semilleros | Obtentores Autor: Semillas Fitó/ GuíaVerde

Semillas Fitó organizó unas jornadas donde analizó el valor que aportan las semillas a toda la cadena agroalimentaria. Durante el encuentro se destacó que cuando un consumidor compra, por ejemplo, un tomate, solo el 1% del precio que paga es el que corresponde al valor de la semilla. Esto supone que con el valor de un kilo de semillas de tomate, que alcanza un precio medio de 75.000 euros, un agricultor produce tomates por valor de 2,5 millones de euros y esa producción de tomates genera un valor final de 7,5 millones de euros una vez vendidos en el supermercado.

El director de la División Hortícolas de Semillas Fitó, Xavier Fitó, señaló que es importante valorar el trabajo de I+D de las casas de semillas puesto que dedican el 20% de sus presupuestos totales a la innovación para ofrecer semillas que respondan tanto a las exigencias de los productores como de los consumidores.

 

En este sentido el director destacó que hay que ser conscientes de que ese 1% del valor final de un tomate que corresponde a la semilla es un valor muy importante ya que esta semilla confiere a una variedad las características productivas y de durabilidad que la rentabilizan tanto para el agricultor e incorpora las características organolépticas que la hacen apetecible para el consumidor.

 

Es por ello que se debe mejorar aún más lo que la semilla puede ofrecer a la cadena agroalimentaria. La colaboración que llevan a cabo Semillas Fitó con el centro de innovación creado por Huercasa, Cocina de Ideas pretende aportar todo el conocimiento necesario desde el punto de vista de la industria transformadora como la cuarta gama, la quinta gama o el test de conveniencia, entre otros. De igual manera en la perspectiva de los consumidores como catas, test de colores o aguante en el frigorífico, entre otros.

 

En estos estudios se pretende analizar el comportamiento de las variedades desarrolladas porSemillas Fitó siguiendo las necesidades de la industria y las exigencias de los consumidores, que serán clave para lanzar las novedades que tengan éxito en el mercado.

 

Apuesta por las marcas

 

En la jornada también se trató algunas relaciones con las cadenas de distribución. En este sentido el Chain Manager de Semillas Fitó, Tom Lombaerts, apostó por el incremento continuado de frutas y verduras acompañado por el trabajo conjunto de todos los eslabones de la cadena, lo que dinamizará la compra de estos productos.

 

También se apuesta por la creación de variedades de frutas y verduras con marca propia, como los tomates Monterosa y Essentia o el melón Waikiki, que será una de las apuestas de crecimiento del sector en el mercado. El tener una marca obliga a mantener una calidad alta y se trata de un compromiso con el consumidor, que si le gusta el sabor, seguirá comprando el producto.

 

Desde Semillas Fitó lanzan el mensaje de la apuesta por la calidad y ganarse al consumidor, ya que no solo lo pueden hacer las casas de semillas. Además se necesita una implicación de todas las cadenas para que el consumo de frutas y verduras se mantenga y crezca cada año.

 

Se pretende que los lineales estén bien colocados y tengan un producto bien cuidado y apetecible para el consumidor, además de con ofertas cruzadas que animen a la compra.

 

Por último se llegó a la conclusión de que era beneficiario para todos la colaboración entre todas las partes de la producción y también con las grandes superficies y supermercados, puesto que la elección del consumidor dependerá tanto de los condicionantes económicos como de la filosofía de vida, pero sabiendo que elija lo que elija está cuidando su salud.