Plataforma Profesional. Portal Web y Directorio Impreso de Empresas, Productos y Servicios de Horticultura, Bricojardinería y su Industria Auxiliar.

El freno a la venta de plantas y flores ornamentales estanca el suministro de macetas a viveros y centros de jardinería

Varias empresas proveedoras del sector relatan a GuíaVerde cómo han recibido el impacto de la crisis del COVID-1925/03/2020Sector: Viveros productores de planta | Comercialización y distribución | Jardinería y Paisajismo | Empresas auxiliares | Puntos de venta al públicoAutor: GuíaVerde

El efecto de la crisis sanitaria del coronavirus, que está siendo según las entidades agrarias “drástico” entre los productores de flor y planta ornamental, tiene indefectiblemente consecuencias sobre su sector auxiliar, que comprende una amplia tipología de productos como macetas, sustratos, fertilizantes, etc. Tal y como relatan a GuíaVerde varias empresas dedicadas a la fabricación de macetas, han notado el efecto de forma rápida y directa sobre sus pedidos y los pagos de sus clientes.

La gerente de Maceflor, María José Avallone, explica que para ellos las consecuencias de la pandemia y el estado de alerta ya les ha supuesto un descenso de la facturación del 40%, en plena campaña. “Venimos recibiendo cancelaciones de empresas que han tenido que cerrar sus puertas”. Eso sí, recuerda que los productores de planta del sector alimentación siguen solicitando macetas.

“Los productores de arbustiva y grandes plantas podrán aguantarlas, pero los productores de flor ornamental tendrán que desecharla toda”, explica Avallone. Al respecto de los compromisos de pago de sus clientes, señala que “tenemos que ayudarnos todos en el sector, porque no se pueden aplazar indefinidamente” ya que entonces empezaría una rueda en la que las empresas auxiliares tampoco podrían hacer frente a sus obligaciones con sus proveedores.


En el caso de Elho, fabricante holandés de macetas, su responsable de ventas para España y Portugal, Sergio Rodríguez, reconoce que han sentido el impacto, dado que más del 50% de sus clientes – grandes superficies y garden centers – son europeos, y de ellos, hasta en el 80% hay restricciones de movimiento. Explica que si bien en algunos países aún se permite la apertura de estas tiendas, se hace de una forma restrictiva. “Desde que se decretó el confinamiento ha habido importantes devoluciones de pedidos tanto en España como en otros países de Europa”, explica Rodríguez, si bien la salud financiera de la empresa no se ha visto afectada. Esta crisis también supone que “en el comercio tradicional y los centros de jardinería independientes ya hemos recibido peticiones para que les pospongamos el cobro de los productos servidos hasta que recuperen la actividad”. Y claro, como recuerda Rodríguez “cuando se reabra el mercado las tiendas tendrán todas sus estanterías llenas de macetas que no han vendido”.

Rodríguez hace una reflexión, y señala que tras el estado de alarma se abren dos posibles escenarios. Uno, señala, “en el que esperamos un repunte de las ventas de plantas porque el consumidor no será el mismo después de esta crisis y habrá más conciencia con las sostenibilidad y ciertos valores olvidados”. Sin embargo, también se puede dar, comenta, “que haya un consumidor más retraído, con miedo”. Sentencia Rodríguez que “todavía nos faltan muchas certezas” para saber qué escenario tendremos después del coronavirus. “Toda crisis lo que genera son incertidumbres”.


En Plásticos Alber, Enrique Almagro, responsable de ventas, destaca que “la suerte que tenemos nosotros es que además de macetas tenemos otra vía de negocio para el sector industrial, pero por lo que respecta a la maceta para flor ornamental hablamos de un 80% menos de facturación respecto a lo habitual en este periodo”. Almagro indica que “hay miedo y los productores de planta quieren guardar el dinero”, una situación que se nota en retrasos en los cobros. A la pregunta de si toda la maceta ya vendida se guardará para el futuro, y supondrá menos ventas en el futuro, Almagro considera que toda aquella maceta que sea recuperable, será guardada por los productores dado que “van a intentar minimizar pérdidas”. Sobre la posibilidad de buscar otros mercados para dar salida a las macetas que no consume el mercado habitual, indica que es algo que “siempre está en la cabeza, pero que no se puede hacer en tan solo dos semanas”.