Plataforma Profesional. Portal Web y Directorio Impreso de Empresas, Productos y Servicios de Horticultura, Bricojardinería y su Industria Auxiliar.

Consecuencias de las crisis del coronavirus COVID-19 en el sector hortícola de España

Este artículo recoge las últimas novedades sobre el impacto económico de la crisis sanitaria en la producción de plantas y flores ornamentales20/03/2020Sector: Viveros productores de planta | Comercialización y distribución | Jardinería y Paisajismo | Empresas auxiliares | Organizaciones y otros | Puntos de venta al público | Semilleros | ObtentoresAutor: GuíaVerde

Aragón, Rioja, Navarra y Soria

La Asociación profesional de Horticultura de Aragón, Rioja, Navarra y Soria, (APHARNS), explica a GuíaVerde que el impacto en el sector de la flor y la planta ornamental puede ser similar al de la crisis económica de 2008. Detallan que "el impacto económico provocado por la crisis sanitaria del COVID-19, con el consiguiente cierre de comercios minoristas y paralización o ralentización de las labores propias de la época primaveral en parques y jardines, conlleva un impacto económico de dimensiones todavía no evaluadas en su totalidad, pero similares a los que provocó la crisis económica de 2008". P"uede valorarse en una reducción del 80% en las ventas, en torno a unos 15 millones de euros. Este impacto negativo afecta tanto a las empresas como a sus trabajadores, y se amplificará cuanto más dure esta situación, poniendo en peligro centenares de puestos de trabajo", sentencian.

 

 

Andalucía

Desde Asociaflor, explican a GuíaVerde que la situación "es similar a la del resto de España". "Aquí con la particularidad de la producción de la flor cortada, que va directamente al vertedero, y eso es un 100% de pérdidas. También hay una producción importante de flor ornamental cuyo futuro dependerá de lo que se alargue el estado de alarma".

Desde Coexphal, organización que representa la mayor numero de empresas productoras y comercializadoras de planta ornamental, destacan que es en abril y mayo cuando se ven del 60 al 80 por ciento de la producción de flor ornamental y cortada, por lo que estiman las pérdidas en hasta 100 millones de euros. Desde esta asociación, apuntan que hay "mucha incertidumbre" entre los productores ante los plazos del estado de alarma, porque "hay mucha planta que no será de primera, sino de segunda, y otra que incluso no podría salir".

Canarias

En Canarias, la Asociación de Cosecheros y Exportadores de Flores y Plantas Vivas de Canarias (Asocan) explica que el sector ornamental ha sufrido una caída repentina de las ventas de más del 90%, teniendo en cuenta que según sus estimaciones la facturación aproximada en marzo es de 3 millones (sin el Impuesto General Indirecto Canario) para las empresas y agricultores de flor cortada, planta viva y esquejes. Esa facturación se eleva hasta los 10 millones desde marzo a mayo.

Según explican desde la asociación, el sector canario “está pasando sin lugar a duda por el peor momento de su historia”. “Se han cerrado todos los canales de comercialización minorista, y consecuentemente el mayorista se ha visto afectado de igual manera, exceptuando algún ligero movimiento de plantas destinado a la jardinería, incluso la exportación tanto aérea (flor cortada y esquejes) como marítima (planta viva) se ha paralizado casi en su totalidad al tratarse de una situación pandémica mundial”.

Desde Asocan señalan que “sin ningún ingreso, los agricultores y empresas del sector necesitan reorganizar de inmediato sus plantillas para mantener únicamente servicios mínimos de funcionamiento de sus explotaciones, y necesitan liquidez financiera de manera inmediata para hacer frente a los gastos laborales, tributarios, seguridad social y todos aquellos fijos para no tener que cerrar del todo sus explotaciones”.

Así, aseguran que la liquidez “sólo se podrá obtener por tres vías: ayudas o subvenciones, créditos financieros, y aplazamientos o suspensiones de obligaciones tributarias”. “De estas tres vías, la Consejería de Agricultura, Ganadería y Pesca tiene un papel trascendental en estos momentos en las dos primeras (ayuda-subvenciones y créditos financieros)”, resaltan.

 

Galicia

La Asociación de Viveristas del Noroeste (ASVINOR) señala a GuíaVerde que a falta de recibir toda la información concreta de sus asociados, estiman unas pérdidas directas en Galicia en el sector de hasta 12,3 millones de euros. Desde la entidad explican que “la totalidad de los productores se encuentran en un estado de ánimo muy bajo, ya que ven muy complicado el mantener las explotaciones si no se reciben ayudas directas desde las Administraciones y con muchas dudas de cómo actuar con el funcionamiento normal de los vivero”.

Destacan que “la incertidumbre de cuánto tiempo durará el estado de alarma condiciona en algunos casos el mantenimiento de producciones altamente perecederas y por otro lado, la duda de poder mantener los pagos de la mano de obra en un estado de ventas ‘cero’, condicionan en muchos casos la solicitud de ERTES, con el riesgo de romper las cadenas de las principales producciones de cada uno de los viveros que conllevarán, en algunos casos, el no contar con producciones para cuando se normalice la venta de nuevo”.

Murcia

En Murcia, la Federación de Cooperativas Agrarias de Murcia (Fecoam) advierte que el sector de la flores y plantas de la Región de Murcia, y por extensión, de toda España, «se enfrenta a un desastre económico» a causa de la pandemia producida por el coronavirus Covid-19. Así, en un comunicado las cooperativas agrarias señalan que estiman unas pérdidas diarias de entre 250.000 y 450.000 euros solo en la región murciana, principalmente debido «a que todos los centros de distribución de estos productos como mercadillos o floristerías, han sido cerrados».

Fecoam reclama por ello incluir en un Real Decreto un plan de gestión de crisis que incluya la retirada de estos productos, así como solicitar a Agroseguros incluir el producto no vendido por esta contingencia, sin esperar nuevas modificaciones del mismo. Desde la entidad destacan que «las explotaciones invierten todo el año en la preparación de la flor y planta para que todo esté listo para primavera, época en la que dependiendo de la explotación se vende entre el 50 por ciento y el 80 por ciento de la facturación anual». «La flor y la planta que no se vende se deteriora y no se puede vender posteriormente».

Asimismo, recuerdan que del sector de la flor y planta «dependen muchas familias». Solo en el área de la flor, señalan, existen alrededor de 150 a 200 explotaciones con cerca 400 empleados, con una facturación en primavera de 6 millones de euros, de los 17 millones anuales. Respecto a la planta, hay cerca de 15 explotaciones con 500 empleados, significando la facturación en primavera el 80 por ciento del total anual, que es de 20 millones de euros.

Cataluña

La Federació d'Agricultors Viveristes de Catalunya (FVC) ha realizado una primera estimación del impacto económico que tendrá la crisis del coronavirus COVID-19 en este territorio, la cual cifran en "más de 125 millones de euros". Así, lo han asegurado fuentes de la entidad a GuíaVerde, la cuales han señalado que se está viviendo la situación "con mucha preocupación". Este miedo se debe a "que no hay un horizonte definido", del final de este escenario, cuando recuerdan, para los viverista este momento del año representa entre el 50 y el 70 por ciento de la facturacion anual

Como apuntan, "se está trabajando en los viveros, porque está permitido. Pero se está trabajando en el cuidado de la producción mientras la facturación es cero". Y es que como recuerdan desde la federación catalana, se están dando una situación muy particular para el sector de las plantas y flores: son una parte del sector agrícola y por lo tanto pueden seguir produciendo, pero aquellos negocios que venden sus flores y plantas están cerrados por el decreto del Gobierno. 

Esta misma circunstancia, hace que haya dudas sobre cómo ejecutar posibles ERTES, y todavía, apuntan desde la Federación, no se ha detallado por parte de las administraciones cómo deben justificar esas reducciones temporales de las plantillas. Al mismo tiempo, recuerdan que entre los sectores que se pueden beneficiar del los avales del ICO no está la agricultura y claro está, tampoco los viveristas.

Comunidad Valenciana

La Asociación Profesional de Flores, Plantas y Tecnología Hortícola de la Comunidad Valenciana (ASFPLANT) ha remitido un escrito a la Conselleria de Agricultura en el que solicita que la planta ornamental sea incluida “como producto de primera necesidad” y por tanto que pueda venderse en las actuales circunstancias del Estado de Alarma, puesto que de seguir en la actual situación se llegaría a “una pérdida de entre el 50 y el 75% de las ventas, es decir, entre 240 y 360 millones de euros” en el peor de los casos.

Según consta en ese documento, “el sector de planta de temporada puede sufrir la pérdida de toda la planta de temporada que se iba a vender en estos dos o tres meses, por lo que puede llevar al cierre de muchas empresas, o llevar a una situación económica difícil de superar y tener que despedir a gran parte de los trabajadores”.

Por otro lado, también remarca que la problemática del resto de viverosdependerá del tiempo que dure la actual situación: “Si a primeros de mayo se pudiese vender planta, se piensa que se puedan cubrir gastos en el mejor de los casos, a partir de ahí se va incurrir en pérdidas que pueden ser leves si se abre el mercado o puede ser de toda la planta si finalmente tarda mucho tiempo en abrirse el mercado. Es destacable la pérdida de ventas asociadas al Día de la Madre, sobre todo en Alemania, donde se vende la mayoría del Neriumproducido en esas fechas.”

ASFPLANT recuerda que “la mayor parte de la facturación del sector, el 75% aproximadamente, se realiza entre marzo y mayo”.

 

(ACTUALIZACIÓN 24-03-2020)

En un comunicado conjunto de la entidad y AVA-ASAJA, han reclamado al Gobierno que incluya las plantas como un bien de primera necesidad a fin de lograr una salida comercial inmediata. Entienden ambas entidades que "el cuidado de plantas es una actividad beneficiosa para la salud física y mental, sobre todo en estos momentos de confinamiento de buena parte de la población en sus hogares".

Asimismo, los viveros demandan a las administraciones que, bien a través de ayudas directas, bien mediante fondos habilitados dentro de la Política Agrícola Común (PAC), destinen compensaciones económicas "a las empresas que se vean seriamente perjudicadas por la destrucción de plantas y la consecuente pérdida de ventas y rentabilidad". 

Señalan que "la prolongación de este panorama pone en peligro la continuidad de trabajadores fijos y temporales, e incluso puede llevar al cierre de muchas firmas que no puedan afrontar los gastos de la próxima temporada".  Ambas entidades han destacado que el sector de plantas y flores de la Comunitat Valenciana venía experimentando un crecimiento tanto en facturación total (cerca de 480 millones de euros en 2018) como en exportaciones (ya en la barrera de los 100 millones en 2018), lo que representa el 13% de la producción de la rama agraria. En las más de 1.800 hectáreas dedicadas en la Comunitat se cultivan 5.700 millones de docenas de flores y 52.800.000 plantas ornamentales. Se trata de un sector muy tecnificado que requiere una elevada mano de obra por el especial manejo del producto.