Plataforma Profesional. Portal Web y Directorio Impreso de Empresas, Productos y Servicios de Horticultura, Bricojardinería y su Industria Auxiliar.

Pontevedra estrena un «jardín sensorial»

Está ubicado en Ponte Muiños y servirá para llevar a cabo terapias dirigidas a personas con parálisis cerebral.

15/06/2010Autor: La Voz de Galicia

Un jardín en forma de tallo del que salen cinco «hojas verdes» dedicadas a cada uno de los sentidos. Así es el nuevo «jardín multisensorial» que ayer se estrenó en Ponte Muiños, en el patio del antiguo colegio Suanzes, una instalación que actualmente comparten las aulas municipales de formación a desempleados y la asociación Amencer-Aspace, de atención a personas con parálisis cerebral.

 

Precisamente, el jardín está diseñado para los asociados de Amencer. Se trata de un parque en el que se trabaja, a partir de elementos naturales, en la estimulación sensorial de afectados de parálisis cerebral. Son áreas en las que se combinan diversos tipos de plantas, arena, cantos rodados de diversos grosores, hojas de diferentes tactos, flores y plantas de colores y de treinta especies distintas, arbustos y una pequeña fuente sobre una roca. También hay una zona de juegos con columpios adaptados.

 

La gerente de Amencer-Aspace, Mónica Touriño, visitó ayer el jardín acompañada por el concejal de Promoción Económica, José Antonio García Lores, y destacó que la asociación ya contaba con una sala multisensorial artificial en la que realizan un trabajo pedagógico de estimulación «que ahora se verá muy reforzado».

 

El jardín fue uno de los proyectos ejecutados por los alumnos del módulo de jardinería del Obradoiro de Emprego. El presupuesto fue de 52.000 euros, de los que 32.000 se invirtieron en materiales.

 

En el área dedicada al sentido de la vista predominan los colores de las diferentes especies de plantas ornamentales plantadas. En la que se dedica a estimular el sentido de gusto, se han distribuido frutales; y en la del olfato, especies vegetales que estimulan este sentido, como romero, naranjos, hierba luisa, menta, tomillo o lavanda.

 

Arena de grano fino y cantos rodados de tres calibres distintos componen el área dedicada al sentido del tacto; y la pensada para estimular el oído cuenta con arbustos y plantas propios de de zonas húmedas, como fentos, papiro, bambú y cañaverales.