Plataforma Profesional. Portal Web y Directorio Impreso de Empresas, Productos y Servicios de Horticultura, Bricojardinería y su Industria Auxiliar.

ANDALUCÍA

Los patios cordobeses también fascinan en pleno otoño

GuíaVerde visita la ruta de Patios de Córdoba que finaliza este fin de semana con una edición marcada por la pandemia

16/10/2020Autor: GuíaVerde
Foto: GuíaVerde

No es mayo, el momento en el que tradicionalmente Córdoba exhibe sus patios al mundo. Pero no importa, los visitantes quedan fascinados tras cruzar cada una de las puertas de las viviendas que han querido compartir sus pequeños paraísos personales con sus vecinos y los turistas. Las miradas recorren maravilladas cada planta y flor en el silencio roto por el agua de una fuente o la música entre bambalinas con la que el anfitrión ha querido poner banda sonora a la visita. Algunos dueños y dueñas de las casas reciben a los visitantes, incluso atendiendo las dudas sobre cada planta.

Otros aguardan escondidos, quizá espiando desde una ventana o tras una puerta cuáles son las sensaciones que despiertan sus obras de arte. Las plantas se descuelgan de los balcones, quedan alineados a la perfección sobre paredes e incluso lucen en algún caso post- it que indican al visitante qué planta están viendo, cual jardín botánico. Muchos patios lucen recortes de periódico o premios de la ciudad, recordando al visitante el orgullo que supone para los cordobeses y cordobesas esta tradición.

La pandemia ha obligado este año a hacer una versión otoñal de esta fiesta que ensalza unos patios que desde 2012 son Patrimonio de la Humanidad. Este fin de semana se echará el cierre a una edición atípica, que ha obligado a imponer diferentes medidas de seguridad sanitaria y a tirar de otras flores y plantas. No se habrá podido contar con el colorido de flores típicas de la primavera, pero los cordobeses muestran igualmente patios espectaculares, en los que además de las plantas y las flores el visitante puede detenerse a mirar restos arqueológicos, objetos antiguos, o la propia arquitectura de construcciones con mucha historia.

La mascarilla, obviamente, es compañera de viaje obligatoria en la ruta. Antes de entrar a cada uno de los 50 patios, el personal del certamen obliga a higienizar las manos con los dispensadores de gel y en la cola hay que mantener la distancia de seguridad. El aforo, claro está, también se ha reducido. La visita es más íntima. Bien mirado, quizá ayude a disfrutar de otra forma de unos lugares que nunca pierden su magia…

 

FOTOS: GUÍAVERDE