Plataforma Profesional. Portal Web y Directorio Impreso de Empresas, Productos y Servicios de Horticultura, Bricojardinería y su Industria Auxiliar.

ESPAÑA

Los floristas prevén un aumento del 10% de las ventas en San Valentín

El sector espera una venta media de entre 800 y 1.000 tallos por tienda así como un incremento de los pedidos online

09/02/2021Autor: GuíaVerde
Foto: Dreamstime | © Antonio Gravante

A pocos días de la celebración de San Valentín el sector de las flores se enfrenta a una de sus primeras citas importantes en el segundo año de pandemia. No se trata de una jornada equiparable al Día de la Madre o Todos los Santos, pero en un año con tantas incertidumbres fechas como esta se convierten en un posible empujón para la facturación y una oportunidad para insuflar optimismo al sector. Y sí, según cuentan los profesionales a GuíaVerde hay motivos para la esperanza, puesto que prevén un San Valentín mejor que el del año pasado.

“Las expectativas son buenas dentro de toda la incertidumbre”, afirma Olga Zarzuela, directora de la Asociación Española de Floristas (AEFI), quien explica que las restricciones reducen las posibilidades de ocio y hacen por lo tanto que haya menos competencia en lo que a regalos se refiere, como una cena o una experiencia en pareja. Explica que, aún con cautela, ante “tantos factores inciertos”, esperan un aumento del 10% respecto al año pasado, con una venta media de entre 800 y 1.000 tallos por tienda. “La rosa será la estrella como todos los años, pero otros productos como la orquídea o lo ramos siempre tienen buena acogida”, comenta Zarzuela. Sobre las tendencias de consumo confirma que esperan un aumento de las ventas online, una tendencia “que ya fue al alza en 2020”.

Colvin, empresa de venta de flores online ratifica esta afirmación, puesto que esperan que los pedidos para este día aumenten un 150% respecto al año pasado, es decir, más de 221.500 tallos de rosas en España, Portugal, Italia y Alemania. Hasta el 64% de los mismos irán a parar a España. Los clientes de esta empresa se decantan mayoritariamente por las rosas, de las que el 61% compra rosas rojas, un 36% rosas y un 3% blancas.

“Las previsiones son buenas. Aunque no la consideramos una campaña como tal sí que es una época en la que se venden muchas rosa roja de Ecuador y hemos visto que los floristas están respondiendo bastante bien”, cuenta Paco Rico de VerdNatura, empresa mayorista de flores, plantas y complementos para floristería y decoración. Rico hace hincapié en que ahora las restricciones son menores, dado “que la mayoría de las tiendas puede abrir hasta mitad de la tarde e incluso seguir con el reparto a domicilio hasta el toque de queda”. Así, esperan “como mínimo igualar las cifras del año pasado”, si bien apunta a que han apostado por una “posición bastante conservadora, para que no sobrase género”, a la espera de un Día de la Madre para el cual sí pisarán más el acelerador.

En el Mercat de la Flor y Planta Ornamental de Catalunya, su presidenta, Mercè Martínez, cuenta que “las sensaciones son positivas, se palpa, hay movimiento, el género más o menos se acaba y ayer fue un día que se vendió bien”. Confían en el valor que ofrece el producto al consumidor en estos tiempos, porque para la presidenta, “la gente pese al confinamiento sabe que las flores y las plantas mejoran su estado de ánimo en estos tiempos. Tú llevas un ramo de flores a alguien y lo primero que ves es cómo se le ilumina la mirada y la sonrisa, es inmediato.

GuíaVerde también contacta con El Arte de la flor y su gente, una agrupación de floristas que ha dado el paso para convertirse en una asociación profesional conformada por más de 600 profesionales. Explica Antonio Pérez que “las expectativas son enormes y estamos trabajando para que todos los profesionales puedan abrir el domingo pese a las restricciones a los negocios. Se puede atender al público siguiendo las normas. No es normal que nos nieguen el pan cuando otros negocios sí pueden abrir. Tenemos que luchar por días especiales como estos que son realmente los que nos dan de comer”. “La gente tiene ganas de flor, es un gesto, un detalle de felicidad en estos tiempos y es un regalo económico”, destaca Pérez.