Plataforma Profesional. Portal Web y Directorio Impreso de Empresas, Productos y Servicios de Horticultura, Bricojardinería y su Industria Auxiliar.

LIVESEED, el ambicioso proyecto europeo para la producción y uso de semillas ecológicas

Una investigación prevé mejorar el rendimiento y competitividad del sector ecológico europeo de frutas, hortalizas y cultivos extensivos mediante la promoción del uso de semilla ecológica y el impulso de nuevos programas de mejora genética14/05/2018Sector: Viveros productores de planta | Empresas auxiliares | Organizaciones y otros | Semilleros | ObtentoresAutor: GuiaVerde

El proyecto europeo LIVESEED pretende mejorar el rendimiento y competitividad del sector ecológico europeo de frutas, hortalizas y cultivos extensivos mediante la promoción del uso de semilla ecológica y el impulso de nuevos programas de mejora genética, desarrollando semilla ecológica y material de reproducción comercial. Este ambicioso proyecto europeo tiene como socios la Universitat Politècnica de València (UPV) a través del Instituto de Conservación y Mejora de la Agrodiversidad Valenciana (COMAV) y el Instituto Agroforestal Mediterráneo (IAM), en el cual también participa La Unió de Llauradors. Del mismo modo, cuenta con el impulso de la Comisión Europea.

“Nuestro principal objetivo es desarrollar y promover semilla ecológica y material de reproducción comercial adaptados específicamente al cultivo ecológico y promocionar su uso”, explicó el investigador del Instituto de Conservación y Mejora de la Agrodiversidad Valenciana y catedrático en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica y del Medio Natural de la UPV, Adrián Rodríguez Burruezo. Así mismo, destacó que actualmente la mayor parte de semilla y material de reproducción vegetal empleados en producción ecológica están desarrollados fundamentalmente “para producción convencional y multiplicados en condiciones agroecológicas”.

Actualmente, la mayor parte de la semilla y material de reproducción vegetal empleados en producción ecológica están desarrollados fundamentalmente para producción convencional y multiplicados en condiciones agroecológicas antes de su disposición. Y éste es uno de los problemas fundamentales, según manifestó Rodríguez.

Se emplea semilla convencional autorizada para producción ecológica en virtud de moratorias legales. Se pretende generar hortalizas de valor añadido, con una genética mejor que la que tienen los productos tradicionales, pero mejoradas. En este caso se encuentra el problema del sobreuso de las moratorias y excepciones a los agricultores por parte del Ministerio. Cuando los agricultores van a hacer una producción ecológica y tienen una necesidad piden una moratoria “porque les gustaría poder disponer de ese tipo de semillas en ese momento e intentan conseguirla de esa manera”, aseguró el catedrático.

 

En este sentido la catedrática e investigadora del COMAV de la UPV, María Dolores Raigón, explicó que la reglamentación actual de la UE exige que el material de siembra y propagación en la agricultura ecológica se produzca orgánicamente. Sin embargo, se estima que “más del 95% de la producción orgánica se basa en variedades procedentes de convencional” y, en consecuencia, “carecen de las características importantes requeridas en condiciones de producción ecológica y de bajos insumos”, aseguró la experta. Por ello quieren buscar una solución a todas estas lagunas de disponibilidad de material vegetal adecuado para producción ecológica y reducir el sobreuso de moratorias.

Se trata de un proyecto pionero en el ámbito mundial y en el que participan muchos países y Universidades, por lo que otro de sus objetivos trata de armonizar la implementación de requisitos legales para la semilla ecológica y desarrollar una base de datos a nivel europeo para sus productores y distribuidores. Desde el proyecto se le da apoyo a los agentes de cada uno de los países participantes para que puedan desarrollar su actividad. Se reúnen con los agentes sociales responsables del grupo de trabajo al que pertenecen y dan “esa perspectiva a los productos tradicionales”, señaló Rodríguez. En el proyecto están implicados 18 países con 7/8 grupos de trabajo donde se juntan técnicos científicos y también agricultores. “Queremos que estén todas las visiones que trabajan en la mejora vegetal del material adaptado al cultivo ecológico”, señaló el científico y añadió que actualmente ya cuentan con 250 variedades con las que están trabajando para ver cuáles son las que mejor responden.

Los principales cultivos en los que se están centrando y en los que se crearán nuevos grupos de trabajo internacionales para la mejora genética ecológica son legumbres, cereales, hortalizas, frutales y forrajeras.

 

Resultados y cultivos

Al cotejar la información con los agricultores y ser un proyecto europeo, uno de los principales resultados que están cosechando es conocer las limitaciones en el sector de la semilla ecológica. Trabajan en la búsqueda del genoma principal de estas semillas y en la erradicación de posibles enfermedades que puedan surgir. Del mismo modo, se ponen en contacto unos grupos de trabajo con otros para buscar los materiales compatibles a nivel legal en la mayoría de los países participantes. Otro de los resultados que buscan es recoger y recuperar especies históricas y promover el uso de sus semillas en todos los niveles.

Desde la UPV se lidera el desarrollo de un nuevo germoplasma útil para futuros programas de mejora vegetal, en cultivos representativos como solanáceas (pimiento y tomate), brásicas (coles, coliflor, brócoli), cereales (trigo), leñosas (manzano) y forrajeras/abono verde (altramuz).

Proyecto a nivel europeo

También se están desarrollando grupos de trabajo de mejora participativa a nivel europeo con investigadores, técnicos, agricultores y distribuidores para el intercambio de experiencias, materiales e ideas que permitan mejorar la producción ecológica en todo el continente. Los países participantes de la Unión Europea son España, Italia, Alemania, Francia, Dinamarca, Grecia, Suiza, Holanda, Portugal y Hungría.

Los países más concienciados con la producción de este tipo de semillas ecológicas son Francia y Alemania que también son los más punteros en el tema. Rodríguez explicó que España está cada vez más concienciada en el asunto y los gobiernos tanto nacionales, regionales y locales legislan en consecuencia. “Da igual el signo político del que sea el gobierno, todos están teniendo iniciativas de conciencia ecológica”, señaló el experto de la UPV y añadió que España es el mayor país de “extensión agropecuaria, pero la mayoría se va a la exportación” y muchas instituciones “sobre todo locales”, están luchando por esta concienciación de lo ecológico.

España llevará a cabo las pruebas de evaluación y selección de colecciones de variedades tradicionales y familias de introgresión de solanáceas en distintos puntos de la geografía nacional, contando con la colaboración de Cooperativas como La Verde (Cádiz), la Unió (Valencia) y agricultores de Murcia y Cataluña, entre otros. Los investigadores de la UPV y agricultores evaluarán el rendimiento, incidencia de patógenos, calidad visual, organoléptica y nutricional que incluirán pruebas analíticas que se realizarán en el COMAV de la UPV.