Plataforma Profesional. Portal Web y Directorio Impreso de Empresas, Productos y Servicios de Horticultura, Bricojardinería y su Industria Auxiliar.

INVESTIGACIÓN EN ESPAÑA

Investigadores de Sevilla, Barcelona y Baleares descubren dos especies de gramíneas

Estas dos nuevas especies son endémicas de la Península Ibérica y Menorca

02/10/2020Autor: GuíaVerde

Aunque el ser humano crea que conoce todo aquello que le rodea en su entorno más cercano está muy equivocado. Es fácil pensar que los descubrimientos solo pueden ocurrir en sitios lejanos a los que pertenecemos, pero el trabajo de los investigadores siempre nos recuerdan que no es así. Y como muestra el descubrimiento que ha realizado un equipo de especialistas del proyecto 'Flora iberica X(2)', que han ha descubierto dos nuevas especies de gramíneas endémicas de la Península Ibérica y de Menorca, respectivamente.

El hallazgo es fruto de la colaboración entre el Área de Botánica y el Servicio General de Investigación de Herbario de la Universidad de Sevilla, la Unidad de Sistemática y Evolución de Plantas Vasculares de la Universidad Autónoma de Barcelona e investigadores de otras instituciones de las Islas Baleares.


Según explican los investigadores, las nuevas especies pertenecen al género Aira, unas “delicadas plantas herbáceas, muy efímeras y mal conocidas, que tienen su mayor diversidad en la Región Mediterránea”. Una de ellas, Aira minoricensis es una especie endémica de los arenales silíceos de Menorca, donde fue recolectada por primera vez en 2014 por el botánico Pere Fraga, conservador del Jardín Botánico Marimurtra (Blanes) y gran conocedor de la flora de dicha isla. La otra especie nueva lleva por nombre Aira hercynica y tiene una amplia distribución en la parte de la Península Ibérica que coincide aproximadamente con el macizo Ibérico (también llamado Hespérico o Hercínico) y las montañas que lo rodean.

Según reza el comunicado de la Universidad de Sevilla “se trata por tanto de una especie frecuente pero que había sido confundida con otras hasta la fecha”. Su descubrimiento es fruto de la experiencia en la taxonomía de las gramíneas del profesor Carlos Romero Zarco, de dicha entidad académica, quien apreció por primera vez en el año 2016 la existencia de dos especies distintas en lo que antes se creía una sola.


El trabajo, dirigido por el profesor Llorenç Sáez, de la Universitat Autònoma de Barcelona) y cuyos resultados se han publicado en la revista americana Systematic Botany, incluye un detallado estudio morfométrico, acompañado por datos cariológicos, ecológicos y de distribución, así como el estado de conservación de las poblaciones, “lo que ha puesto de manifiesto la clara separación de estas dos especies con respecto a las que ya se conocían en la región mediterránea, señalan las mismas fuentes.


“En la actualidad el equipo continúa trabajando en este género para intentar esclarecer la relación de parentesco entre estas especies mediante marcadores moleculares”, afirma el investigador Carlos Romero.