Plataforma Profesional. Portal Web y Directorio Impreso de Empresas, Productos y Servicios de Horticultura, Bricojardinería y su Industria Auxiliar.

El césped en el fútbol: diferentes climatologías, diferentes campos de juego

En el ámbito futbolístico, hay distintas soluciones de césped para las distintas climatologías. Centrándonos en España, podemos hablar de tres modelos.25/02/2019Sector: SemillerosAutor: Novogreen

Hace un puñado de años, y copiando un tanto el Libro de Eclesiastés, los Byrds cantaban una canción que se ha convertido en un clásico. 


To Everything (Turn, Turn, Turn)
There is a season (Turn, Turn, Turn)
And a time to every purpose, under Heaven

Es decir: para cada cosa hay una temporada precisa. Parafraseando, y en el ámbito futbolístico, podríamos cantar “Turf, Turf, Turf”, y decir que hay distintas soluciones de césped (Turf) para las distintas climatologías. Centrándonos en España (aunque las conclusiones pueden extenderse a otras partes del globo) y simplificando el asunto, podemos hablar de tres modelos.  

 En  la mitad norte de la península, la variedad de césped que mejor resultado da es Raygrass mezclado con un porcentaje pequeño de Poa pratensis, un añadido que va desapareciendo en las resiembras. Este césped es el que mayor colorido y por tanto mayor impacto visual tiene a la hora de que el Greenkeeper dibuje las líneas en el terreno de juego. La razón de que se conserve mejor es que aguanta mejor las bajas temperaturas y no entra en parada invernal como otras variedades empleadas más al sur. 

Algunas variedades de este Raygrass permiten germinar en pleno invierno, haciendo posible esa resiembra de otoño que todos los clubes realizan. En la práctica futbolística esta variedad ofrece una fuerte raíz, colorido, una planta robusta, aunque en zonas de sombra sufre. Esa es la razón por la que los clubes están cada vez haciéndose con esas vistosas luces, cuyo fin es que se siga realizando la fotosíntesis.  Novogreen ha instalado esta variedad, a la que llamaos Verd, en dos campos del Alcorcón este verano, e igualmente en el campo de entrenamiento del Atlético de Madrid, dando unos resultados muy buenos, especialmente considerando que están teniendo un tráfico de uso bastante alto.  En la mitad sur, se impone la variedad Bermuda ya sea 419 o Celebration. 

Ante climatologías secas y de calor intenso, buscando ahorro de agua, al ser rizomatosa esta variedad va a estar siempre multiplicándose (siempre que no esté en parada invernal, por supuesto).  Lo que hacen los equipos que usan esta variedad es resembrarla con Raygrass por lo que el jugador encontrará en gran parte de la temporada, aproximadamente desde octubre a mayo, una manta de Bermuda bajo un césped de Raygrass. Esto hace que la superficie tenga una buena estabilidad y poca posibilidad de chuletas (calvas en el césped debidas a un golpe), ya que con la Bermuda bien enraizada no se levantará el terreno. Para la práctica del fútbol, Bermuda pierde su color cuando la temperatura baja de 12ºC; adopta un tono marrón y entra en una fase denominada dormancia.  

 Finalmente, hay una tercera solución, innovadora, que posiblemente gane cada vez más adeptos en nuestra liga: un sistema híbrido. Conjugada con mallas de compañías como Mixto, Novogreen desarrolla distintas variedades naturales para alcanzar resultados extraordinarios. Este césped natural que se atraviesa la malla sintética explica el magnífico desempeño del Santiago Bernabeu, un proyecto conjunto de Novogreen y Mixto. Las ventajas del sistema se perciben en que se puede jugar inmediatamente tras su instalación, en su capacidad de recuperación (hasta seis veces mayor), en su buena estabilidad y densidad y nula posibilidad de chuletas, ya que el entramado de raíces que el Raygrass crea en la malla lo imposibilita. Novogreen prepara este sistema en su finca de Arévalo en un tiempo récord de tres meses; en el tepe natural se necesitarían entre diez y doce. Por conseguir unas raíces, torsión y parámetros mínimos en el fútbol que la malla de fibra artificial crea en ese tiempo récord, este sistema ha sido instalado en el Santiago Bernabeu en los últimos tres años, permitiendo que se instale en el mismo tiempo que se haría con un tepe natural, algo que resultaría inviable con otros sistemas híbridos, que además no dejarían ninguna flexibilidad ante posibles cambios futuros, ya que dichos cambios triplicarían si cabe su ya larga instalación.  

 Hay una solución adicional para climas continentales que no pueden permitirse instalar una Bermuda convencional: la variedad Latitude 36. Esta opción, relativamente novedosa, nace porque este césped resiste los embates de Winter Killer. Se trata de una solución que ya funciona a pleno rendimiento en estadios deportivos estadounidenses de primer afila, tanto en fútbol americano como en nuestro soccer. 

Alberto Molina
Gestor comercial especializado en fútbol en Novogreen