Plataforma Profesional. Portal Web y Directorio Impreso de Empresas, Productos y Servicios de Horticultura, Bricojardinería y su Industria Auxiliar.

El caso Bélgica: la noticia que puso en jaque a los viveros españoles

Bélgica detectó Xylella fastidiosa en unos olivos procedentes de un vivero alicantino. Más tarde una asociación británica se hizo eco de la noticia y el sector productor español entró en pánico. 23/11/2018 Sector: Viveros productores de planta | Comercialización y distribución Autor: GuíaVerde

En el primer comunicado emitido por la Agencia Federal belga para la Seguridad de la Cadena Alimentaria (Fasfc) se indicaba que se había detectado la bacteria Xylella fastidiosa en olivos ornamentales introducidos en el país por una empresa de Roeselare, en Flandes occidental. Dicha detección se habría producido el 26 de septiembre y, según las autoridades belgas, la partida del lote infectado por la bacteria procedía de España, más concretamente, como se conocería posteriormente, de un vivero de Alicante.

Pasados unos días, la Horticultural Trade Association (HTA), que agrupa al sector en el Reino Unido, difundió la noticia entre sus asociados y recomendó a los mismos extremar las precauciones en las importaciones de planta.

 

Esta noticia cayó como un mazazo en un sector, el español, ya muy inquieto en los últimos meses desde que se detectara por primera vez la presencia de Xylella fastidiosa en la península, y que se encuentra cada vez con más exigencias para poder exportar a países europeos.

 

Sin embargo, todos los análisis posteriores realizados en el vivero inculpado, más de 900 muestras de material vegetal y 23 de insectos vectores, han dado resultado negativo, como ha asegurado en un comunicado y en diferentes declaraciones a medios de comunicación el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (Mapa) español.

 

Mientras tanto, Bélgica sigue investigando la procedencia de todos y cada uno de los olivos que estaban en la empresa de Roeselare, ya que se trata de una comercializadora que recibe ejemplares de distintos países. En este sentido todas las plantas contaminadas y todos los olivos ornamentales que había en esta empresa han sido destruidos por precaución y prevención.

 

Desde la Federación Española de Asociaciones de Productores Exportadores de Frutas, Hortalizas, Flores y Plantas Vivas (Fepex) han asegurado que los resultados de todas las muestras analizadas a los viveros españoles han sido negativas a la presencia de Xylella fastidiosa por lo que no se ha detectado ningún caso sospechoso. Postura que apoya y va en consonancia con la del Mapa.

 

Así mismo, Fepex valoró que el Plan de Vigilancia Especial es “altamente efectivo y reconocido por todo el sector” y es por ello que planteó que con el fin de evitar perjuicios económicos para los viveros españoles por la forma en la que trataron la información desde la Administración belga solicitarán a las autonomías y al Ministerio “una comunicación que confirme que los viveros no tienen presencia del organismo” y que se descarte oficialmente como origen el brote en Bélgica sea España.

 

El Mapa puso en marcha unas actuaciones para descartar la presencia de la Xylella y su detección precoz y se ofreció a colaborar y a difundir las acciones citadas entre los más de 700 viveros y centros de jardinería agrupados en las diferentes asociaciones que conforman Fepex.

 

El Plan de Vigilancia Especial está diseñado por el Ministerio de Agricultura y se puso en marcha en colaboración con las comunidades autónomas con el fin de “reforzar el seguimiento de la trazabilidad de todas las especies de plantas susceptibles de alojar la bacteria hasta su descarte definitivo”, aseguraron desde Fepex.

 

Lucha contra la bacteria

 

El Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (Inia) ha sido quien ha propiciado que grupos de toda España unieran sus esfuerzos para trabajar juntos en una estrategia integrada “para atacar la enfermedad desde varios frentes”.

 

Uno de estos grupos es el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) explicó que este acuerdo se enmarca en el Programa Estatal de I+D+i orientada a los Retos de la Sociedad del Ministerio de Ciencia, Investigación y Universidades. Este equipo, coordinado por la investigadora Blanca Landa investigará en el diagnóstico, estructura genética y gama de huéspedes de las poblaciones de Xylella “presentes en los focos epidémicos de España en zonas con cultivo”, preferentemente en el olivar.

 

Por su parte el Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA) se centrará en el desarrollo de análisis de riesgos regionalizados y guías para optimizar los programas de erradicación y control de sus vectores potenciales en olivo en España.

 

La Universidad de Girona de la mano del catedrático de Patología Vegetal, Emilio Montesinos, estará al frente de un equipo que se dedicará a la patogenicidad de aislados tipo de Xylella fastidiosa presentes en España sobre las principales variedades de olivo españolas.

 

Así mismo, el Instituto de Investigación Agroambiental y de la Economía del Agua (Inagea) que depende de la Universidad de Baleares, se centrará en la investigación sobre el proceso de infección y la respuesta genotipo y fenotipo de las principales variedades de olivo y acebuche.

 

El Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentaria (IRTA) estudiará la biología y ecología de vectores potenciales de Xylella fastidiosa y su papel en la epidemiología y el control de la enfermedad en olivo.

 

El Instituto de Investigación y Formación Agraria, Pesquera, Alimentaria y de la Producción Ecológica de la Junta de Andalucía (Ifapa) coordinará toda la información de equipos, investigará sobre las bases científicas para la transferencia y comunicación de las enfermedades causadas por la Xylella en el olivo.

 

 

Especies afectadas

 

La bacteria de la Xylella fastidiosa tiene su origen en el continente americano, pero que en Europa afecta a más de 76 especies de plantas. Su primera detección fue en el sur de Italia en el 2013, pero más tarde la bacteria fue identificada en la isla de Córcega y en la Costa Azul francesa, así como en distintas regiones españolas.

 

En noviembre de 2016 se produjo la primera detección España, que tuvo lugar en un centro de jardinería de Mallorca y posteriormente se comprobó su presencia en gran parte de la isla, así como en la isla vecina de Ibiza, donde la bacteria afectó a la vid, el almendro y el olivo, así como a diversas especies típicas de la flora mediterránea.

 

En la Península la Xylella está presente desde junio de 2017, cuando se detectó en almendro y en seis especies silvestres y ornamentales de Alicante. En abril de 2018 la bacteria se detectó en un olivar de la Comunidad de Madrid y en una planta ornamental en un invernadero de la provincia de Almería.

 

Finalmente las investigaciones comprobaron que se pueden producir infecciones cruzadas en especies huéspedes no habituales y que en lugares donde existen varias subespecies de la bacteria existe el riesgo de que se produzcan “recombinaciones genéticas”.