Plataforma Profesional. Portal Web y Directorio Impreso de Empresas, Productos y Servicios de Horticultura, Bricojardinería y su Industria Auxiliar.

ENTREVISTA A JAIME ALAGARDA (FEEJ)

"Debemos dignificar la jardinería, menospreciada por la administración y las grandes empresas"

Entrevista con Jaume Alagarda, presidente de la FEEJ, sobre la situación actual del sector y los retos de la federación

16/09/2020Autor: GuíaVerde
ENTREVISTA

Las de 15.000 empresas de jardinería en España ha visto como la crisis del coronavirus se cebaba con ellas al no ser consideradas servicio esencial y al tener complicado acogerse a los ERTE. Pero por otro lado, el confinamiento puso en valor los espacios verdes cuando la ciudadanía pudo pisar la calle. Con este escenario, el presidente de la Federación Española de Empresas de Jardinería, Jaume Alagarda, analiza el presente y futuro del sector. 

 

¿Qué balance hacen de la primera parte del año en el sector, en la que la economía recibió un mayor impacto por la pandemia y el confinamiento?
Desde el principio el problema fue grave puesto que limitaba muchísimo nuestros movimientos y la información era escasa, cambiaba constantemente, desde FEEJ dábamos información de referencia a las empresas para evitar la desinformación y bulos que circulaban en las redes.
Nuestra situación es que no somos una actividad que nos permita acogerse a las ayudas estatales, como los ERTE, pero tampoco somos considerados esenciales para poder ejercer nuestra actividad con libertad y con las pertinentes medidas de seguridad.


Todos reconocemos la suerte que han tenido los que quedaron confinados en una casa o grupo de casas con jardín, cerca de un parque para poder “airearse” dentro de la franja horaria permitida. Eso ha marcado un punto de inflexión, un reconocimiento (en España y en todo el mundo) de que los espacios verdes son mas que esenciales para la vida en la ciudad. De todos modos, hemos seguido dando servicios necesarios a nuestros clientes dentro de lo posible.

Cuando el confinamiento acabó, el trabajo volvió con cierta fluidez, mucha gente ha recuperado con más ganas el gusto por su jardín. Por otro lado, muchos contratos estaban retenidos hasta el momento de poder ejecutarlos, muchas administraciones locales cesaron casi el 100% de su actividad, e incluso se pararon proyectos en ejecución. Hay un considerable retraso en este tema que ha aumentado la contratación de trabajos de verano. Lo que quiero decir es que se aprecia una falsa euforia que puede derivar en una escasez de actividad.

¿Qué expectativas tienen para los próximos meses de 2020? ¿Y para 2021?
En toda Europa ha habido este boom de trabajo post confinamiento, esa euforia que comentaba antes, pero todos observamos un frenazo de proyectos en desarrollo/diseño que darán lugar a falta de contrataciones en los próximos meses. A esto se suma el cierre de empresas y negocios que, poco o mucho, generan negocio en la pequeña empresa. Estamos hablando de más del 70% del sector entre autónomos y micropymes.

"Desde el inicio de la crisis de 2007 se ha visto la gran resiliencia de las empresas de jardinería, resistiéndose a cerrar, negociando sus créditos, gastando sus ahorros o rehipotecando sus bienes"

¿Cuál ha sido la dinámica de los últimos años respecto a la facturación? ¿Han detectado un crecimiento o descenso del número de empresas de servicios de jardinería?
Esta profesión es muy importante dentro del sector servicios y para la economía de los estados y sobre todo en España. A pesar de lo que publican algunos organismos como DBK, que menosprecian nuestra actividad, hay censadas mas de 15.000 empresas de jardinería y ya en 2018, según el INE, generaron un volumen de negocio de más de 1.700 millones de euros. Estas dan empleo a más de 100.000 trabajadores sin contar con todos los suministros de productos y servicios auxiliares a la jardinería que multiplican el volumen de negocio y de empleo.


Desde el inicio de la crisis de 2007 se ha visto la gran resiliencia de las empresas de jardinería, resistiéndose a cerrar, negociando sus créditos, gastando sus ahorros o rehipotecando sus bienes y pasando a un tamaño menor o bien aumentado sus servicios, reinventándose técnicamente y consiguiendo adaptarse a la nueva situación. En los últimos 5 años con la leve recuperación del sector público y sobre todo por la mejora en la seguridad del empleo se apreciaba un moderado ascenso de la facturación y un sostenido aumento del número de empresas de jardinería, en especial micropymes que son el 99% del sector. Este año con el problema de la “CoronaCrisis”, con el cierre de negocios y empresas, la caída del empleo y la reducción de la actividad en las administraciones, el volumen de negocio va a disminuir inevitablemente. Y por supuesto aumentará la economía sumergida puesto que las políticas de los gobernantes son para apretar más a las pymes, recaudatorias, en lugar de ayudar al emprendimiento real, por ejemplo con un IVA reducido. El cliente exige factura legalidad, afloran empresas y mejora el empleo y el sistema.

Hay expectativas de que los fondos Europeos de recuperación van a ser abundantes con preferencia en iniciativas verdes y sostenibles, pero nuestro miedo es que acaben en manos de grandes corporaciones. No sería raro puesto que están en la mesa de reparto, con macroproyectos como transición energética o infraestructuras “verdes”. Esto poco va a afectar a la ciudadanía puesto que los intermediarios absorben su parte y suelen ser los únicos beneficiarios de este proceso y encima nos restriegan sus inmensos beneficios anuales para demostrarnos quienes manejan esto. Queremos evitar que ese 1% maneje el destino del otro 99% que son los que pagan todo con sus impuestos. A ver si no de dónde salen los fondos europeos… de los impuestos pagados euro a euros por cada ciudadano.

"Con esta crisis aumentará la economía sumergida puesto que las políticas de los gobernantes son para apretar más a las pyme, recaudatorias, en lugar de ayudar al emprendimiento real"

¿Cuáles son los servicios más habituales? ¿Ha habido recientemente un cambio de tendencia?
Se da una mayor especialización en las empresas. La competencia por el cliente genera mejoras en los servicios, la pymes tienen esa virtud, generan innovación y desarrollo. Todo ello influye en el sector. Los clientes privados son un área muy importante en el volumen total, estaban aumentando los proyectos privados y mejorando su calidad, esperamos que no se vean afectados seriamente por la pérdida de empleo de la Coronacrisis.

¿Cuáles son los objetivos y los retos para la federación a corto y largo plazo?
Nuestro principal objetivo a medio plazo es demostrar y hacer valer la esencialidad de la jardinería, de nuestro trabajo, la necesidad de tener espacios saludables de calidad cerca o dentro de nuestras viviendas. Europa lo tiene claro, todas las directivas priman el “Green Deal” el gran acuerdo por los espacios saludables y la sostenibilidad.
En España de momento solo hay palabras y algún que otro planteamiento que no acaba de cuajar, por eso a largo plazo nos planteamos ubicar el paisajismo al principio de la cadena donde se generan estos proyectos, influir en ellos, empujarlos y darlos a conocer. La gente de las ciudades los está necesitando mucho más que a los centros comerciales y el asfalto.

Tenemos previsto participar en proyectos europeos tipo CHAFEA o similares, coorganizados entre entidades de varios países para que los fondos acaben en nuestras empresas, las pymes de jardinería y paisajismo. Son proyectos que abarcan grandes objetivos y diversidad de actuaciones pero que siempre han de tener repercusiones directas en la población y sus espacios verdes.

Otro de los objetivos, también de los mas importantes es dignificar nuestra profesión menospreciada por la administración y por las grandes empresas que mantienen el control económico de los proyectos “verdes”, hablo por ejemplo de que los proyectos paisajismo o verdes se diferencien de los de construcción y no sean la última partida a ejecutar, que se exija la intervención de un paisajista y se defina una titulación habilitante, como en Francia sin ir mas lejos, que el convenio colectivo sea específico de la jardinería privada o pública y se adapte a las características de la actividad y de los trabajadores. En fin, darle a nuestras empresas la esencialidad que se merecen. Todas las empresas europeas estamos unidas en esto gracias a la Asociación europea de empresas de jardinería ELCA.