Plataforma Profesional. Portal Web y Directorio Impreso de Empresas, Productos y Servicios de Horticultura, Bricojardinería y su Industria Auxiliar.

¿HACIA UNA INTERPROFESIONAL DE FLORES Y PLANTAS?

"La Interprofesional nos ha permitido poner en marcha proyectos que de otra forma no hubiéramos podido ni soñar"

Entrevista a Teresa Pérez, gerente de la Interprofesional del Aceite de Oliva Español, quien cuenta qué ha supuesto para el sector la creación de la entidad

29/06/2020Autor: GuíaVerde

>Qué es una Interprofesional y cómo se constituye
>La extensión de norma: un mecanismo para promocionar flores y plantas
>"Las interprofesionales desempeñan una destacada función de interlocución con las administraciones públicas"
>Campañas de promoción de las interprofesionales: una potente herramienta para potenciar la venta de flores y plantas

 

La interprofesional cumple este año ya 17 años de existencia. ¿Qué les impulsó a constituirla en su momento?
Como siempre no hay una única causa, aunque sí es cierto que a finales del pasado siglo se produjo un acontecimiento que fue determinante en la gestación del proyecto. Verá, a punto de finalizar el pasado milenio, España alcanzó por primera vez una producción de un millón de toneladas de aceites de oliva. Esa cifra generó una auténtica conmoción en un negocio que se había acostumbrado a manejar con comodidad cifras de entre 600.000 y 800.000 toneladas. De golpe, tuvimos que asumir que las mejoras aplicadas al cultivo y en la transformación del producto nos llevaban a un terreno inexplorado. La pregunta que nos hicimos en ese momento es qué debíamos hacer con esa ingente cantidad de aceite.

La respuesta lógica era trabajar para dinamizar la demanda y así poder colocar una oferta creciente de nuestro producto. No tuvimos que buscar muy lejos la herramienta más adecuada. Las organizaciones interprofesionales agroalimentarias ya habían demostrado su capacidad para orquestar proyectos de promoción de diversos productos en España y Europa. A eso hemos de unir que nuestras empresas llevaban años trabajando en campañas de promoción internacionales, aunque a una escala más modesta. Pero lo cierto es que ya existía una cultura de la promoción arraigada. Sinceramente, creo que el sector estaba lo suficientemente maduro como para acometer un proyecto de esta envergadura.


Pasados todos estos años, ¿cómo valoran la experiencia?
En este tipo de proyectos, es muy difícil hacer balances categóricos. Lo cierto es que los avances logrados en estos años son muy evidentes, especialmente desde que se puso en marcha la primera extensión de norma, hace poco más de una década. A principios de este siglo, nuestras exportaciones se habían estabilizado en unas 600.000 toneladas. Ahora mismo superamos el millón de toneladas exportadas. En los principales mercados mundiales hemos superado con claridad a nuestra competencia. En esta década hemos logrado liderar las ventas en Estados Unidos, Japón, Países Bajos, Corea del Sur… Pero, sobre todo, hemos logrado crear una identidad potente para nuestros aceites.

Para liderar verdaderamente esos mercados hay que lograr que el consumidor esté dispuesto a pagar más los aceites españoles. Desde hace siete años trabajamos con una marca global que se llama Aceites de Oliva de España. Bajo ese paraguas estamos llevando a cabo algunas de las mayores acciones de información que nunca antes ha lanzado el sector. Pero si quisiera puntualizar que estos logros han sido posibles gracias a la pujanza de nuestras empresas.

"Hemos demostrado que se pueden sentar en la misma mesa a todas las partes, que cada una defienda sus legítimos intereses y, sin embargo, llegar a grandes acuerdos sectoriales que benefician a todos los eslabones de la cadena"

¿Cuáles creen que son, a grandes rasgos, los beneficios que ha aportado al sector constituir una interprofesional?
El primero es un intangible. Verá, este sector, como muchos del negocio agroalimentario, se venía desangrado desde hacía décadas en luchas más o menos estériles entre los productores y la industria. Nosotros hemos demostrado que se pueden sentar en la misma mesa a todas las partes, que cada una defienda sus legítimos intereses y, sin embargo, llegar a grandes acuerdos sectoriales que benefician a todos los eslabones de la cadena. Es más fácil enunciarlo que llevarlo a cabo, pero es posible. Sólo se necesita diálogo e identificar un objetivo claro. Eso es lo que nosotros logramos al principio, bajo la premisa de vender más y mejor nuestros aceites en todo el mundo. De paso, también hemos servido de revulsivo a nuestras empresas que han perdido el miedo a embarcarse en campañas de promoción cada vez más ambiciosas y, por supuesto, a explorar nuevos mercados.


Luego hay otro beneficio del que se suele hablar poco, pero del que nos sentimos especialmente orgullosos. Cuando pusimos en marcha la Interprofesional también nos marcamos como objetivo ser motor de innovación. Y lo hemos logrado. Hemos dedicado, de media, un 11% de nuestro presupuesto a proyectos de I+D+i. Y los frutos están ya ahí. Gracias al trabajo impulsado por nuestra Organización, hemos logrado cambios legislativos importantes, sustentados en la labor de científicos y técnicos de los centros de investigación más prestigiosos del país. Hemos impulsado proyectos en el área de la salud que, con el tiempo, se han convertido en un argumento de ventas de primer orden. También hemos ayudado a modernizar el cultivo y los procesos industriales. Y, por supuesto, impulsamos proyectos en el campo de la lucha contra plagas y enfermedades como la Xylella fastosiosa. En definitiva, hemos demostrado que el sector es capaz de coger las riendas en el camino hacia su futuro.

"La puesta en marcha de la Interprofesional nos ha permitido tener acceso a financiación pública, en especial a la que la Unión Europea destina a la promoción agroalimentaria"


Quizá la posibilidad de realizar campañas conjuntas sea uno de los mayores atractivos de crear una interprofesional… Ustedes han realizado promociones del aceite tanto dentro como fuera de España ¿Cuáles destacaría?

Sin lugar a dudas la puesta en marcha de la Interprofesional nos ha permitido poner en marcha proyectos que de otra forma no hubiéramos podido ni soñar. Pero es que, además, nos ha permitido tener acceso a financiación pública, en especial a la que la Unión Europea destina a la promoción agroalimentaria. Le doy unas cifras para que se haga una idea. En estos once años hemos puesto en marcha seis programas de promoción con el apoyo de la Unión Europea y el Gobierno de España, a los que hemos destinado 46,6 millones de euros, de los que el sector ha financiado 16 millones.

Gracias al apoyo de la UE hemos multiplicado por tres el esfuerzo del sector y hemos podido hacer campañas de promoción en doce países de tres continentes, empezando por nuestro primer cliente en el mundo, que es España. Hemos hecho enormes esfuerzos en Estados Unidos, China, Japón, Reino Unido, India, Bélgica… En concreto, en estos momentos estamos haciendo historia con la implementación de tres programas de promoción paralelos en tres continentes, pero bajo una misma estrategia global e identidad gráfica. Se trata del Olive Oil World Tour. También me gustaría hacer mención a la campaña que en 2017 protagonizó el tenista Rafal Nadal que, gracias al apoyo del Gobierno de España, nos llevó a jugar en otra división de la promoción agroalimentaria en todo el mundo.


¿Recomienda a los productores españoles de flor y planta ornamental que den el paso para crear una interprofesional? ¿Por qué?
Sería un atrevimiento por mi parte pontificar sobre las necesidades de este sector. Pero si puedo asegurar que podría beneficiarse de las virtudes de un modelo que funciona. Y no sólo lo digo por nuestro caso. Existen multitud de interprofesionales que están realizando un trabajo brillante en nuestro país, sin ir más lejos la de la aceituna de mesa o la de la leche, la del porcino de capa blanca, la del vino, la del ibérico, ovino y caprino…Todas ellas están obteniendo resultados muy positivos. Y no menos importante, una nueva interprofesional se beneficia de la experiencia acumulada en los últimos años por las OIAs ya existentes.